Tasa de rentabilidad e interés máximo de la DGS en los seguros de ahorro.

La información es poder, por eso clarificar los conceptos básicos que se deben conocer para poder contratar un plan de ahorro y conseguir el máximo de rentabilidad posible es necesario.  El concepto tasa de Rentabilidad y el interés en los Seguros de Ahorro es imprescindible tenerlo en cuenta antes de tomar la decisión de invertir en un plan de ahorro o de vida.

 ¿Qué es la tasa de Rentabilidad?

La tasa de rentabilidad de una inversión es el porcentaje de beneficios obtenidos o pérdidas experimentados en un periodo determinado de tiempo sobre el capital. Cualquier inversión obtendrá una tasa de rentabilidad. Las tasas de rentabilidad (TR) pueden ser positivas o negativas, la primera implica que se han obtenido ganancias, la segunda implica pérdidas.

Para calcularla, se resta el capital inicial, del capital final con los dividendos obtenidos. La diferencia se divide por el valor inicial invertido y luego se multiplica por 100. El porcentaje obtenido corresponde a la tasa de rentabilidad.

Tasa de Rentabilidad Técnica o TAE

La Tasa de rentabilidad Técnica que se recibe es el beneficio de la inversión sin restar los gastos.

La Tasa de rentabilidad TAE es el beneficio percibido tras restar los gastos del producto, que por tanto es beneficio real que se obtiene del producto de inversión que se contrató.

Cómo se gestionan los gastos en un seguro de ahorro

Para diferenciar un seguro de ahorro, de un depósito bancario o una inversión, lo primero que se debe identificar es el componente de riesgo que tiene, ya que por el hecho de ser un producto comercializado por una compañía aseguradora debe contener este concepto.

¿Pero cómo afecta al producto en sí mismo?

El componente de riesgo, al igual que los gastos internos y de gestión realizada por el agente/corredor o la entidad aseguradora se descuentan del interés técnico del producto, que por tanto reduce los intereses que se perciben tras la inversión.

Vinculados a los seguros están también las coberturas específicas y condiciones a cumplir como el capital que se percibe en caso de fallecimiento, coberturas vinculadas a los seguros de vida, incapacidades, enfermedades graves, etc; qué igualmente habrá que contemplar antes de contratar.

Toda esta información es importante conocerla, para saber cómo se calculan los beneficios y así conocer si se está aplicando de manera correcta en el seguro de ahorro que se va a contratar.

Ejemplo 1:

Interés técnico del 4% a 1 año:

Invertimos 6.000 euros, los gastos de seguro de ahorro que se va a contratar ascienden a 3.000 euros. Por tanto, quedan 3.000 euros para invertir sobre el que se aplica el 4%. Al final se obtiene de beneficio 120 euros, que realmente representa un 2% TAE.

Ejemplo 2:

Interés técnico del 3% a 1 año:

Invertimos 6.000 euros, los gastos de seguro de ahorro que se va a contratar ascienden a 600 euros. Por tanto, quedan 5.700 euros para invertir sobre el que se aplica el 3%. Al final se obtiene de beneficio 171 euros, que realmente representa un 2,85% TAE.

¿Porqué esta diferencia en los tipos de interés y en el cálculo de los gastos?

Esta diferencia se debe al tipo de interés máximo aplicable a los seguros de vida y ahorro que establece la Dirección General de Seguros (DGS). Cuando se decide contratar un producto de ahorro o vida, se debe tener en cuenta todos los gastos que se descontaran sobre el servicio para conocer cuál será el porcentaje de beneficio real.

Teniendo en cuenta estos ejemplos, la DGS establece anualmente un tipo de interés máximo aplicable para el cálculo de la provisión de los seguros de vida y de ahorro. En 2019 estaba fijado en un 0.98%, por tanto, los gastos sobre el producto no podían representar mas de ese porcentaje.

De igual forma, las Entidades Aseguradoras pueden imputar otros gastos fuera de ese máximo y afectar al rendimiento de la TAE. Por eso, desde Gestió Dinàmica, aconsejamos preguntar siempre sobre que tipo de interés se está hablando sobre el producto de ahorro, ya que el porcentaje que interesa conocer es la TAE que se conseguirá tras restar el interés máximo de la DGS y algún posible gasto que la aseguradora cargue sobre el producto.

En Gestió Dinàmica estaremos contentos de poder ayudarte. Para más consejos no dudes en contactarnos.