Aprender los nuevos criterios para calcular tu pensión, el primer propósito de 2020

El 2020 ha llegado cargado de intenciones. Uno de los que deberían estar en vuestra lista de imprescindibles de este año es aprender a calcular la jubilación. Ya que en esta década el periodo de jubilación variará hasta tres veces. Eso quiere decir que la fórmula para calcularla también irá cambiado a medida que se apliquen las tres fases.

La nueva ley de jubilación entra en vigor

La ley aprobada en 2013 entró en vigor el 1 de enero de 2020. Los cambios acabaran de aplicarse el 1 de enero de 2030, cuando la edad de jubilación pasará a ser de 67 años. Esto no quiere decir que haya que retirarse en ese período, si no que no se percibirá el 100% de la pensión si se decide jubilarse a los 65 por ejemplo. Los criterios que tiene en cuenta el estado para el cálculo de la pensión, además de los datos básicos personales, son la base de cotización y los años cotizados.

Pero realmente, esos datos sólo constituyen la información para saber el total mensual a percibir por el estado, pero no el total necesario para mantener el nivel de vida actual.  Por ello, estos no son los únicos datos a tener en cuenta, ya que para conocer la entrada mensual necesaria de dinero tras la jubilación habría que contemplar los siguientes conceptos claves que ayudan a prever los ingresos que se necesitarán para el retiro más allá de la pensión.

 

Los 5 conceptos claves para calcular tu pensión en 2020

  1. Tasa de sustitución o remplazo. Esto es el porcentaje que supondrá la pensión sobre los ingresos que tienes antes de jubilarte. Por ejemplo: si una persona tenía un sueldo previo a la jubilación de 2.000 euros mensuales y percibiese como pensión 1.000 euros mensuales tendría una tasa de sustitución del 50%.
  2. La Esperanza de vida es el cálculo medio de años que se vivirán en ese país bajo esas condiciones. Este cálculo está fijado actualmente entre los 84 y los 86 años, pero para las generaciones nacidas a partir del 2000 esta cifra se fijará cerca de los 100 años.
  3. Tasa de rentabilidad de la inversión. La rentabilidad que obtendrá de su ahorro para la jubilación. Si los ahorros conseguidos durante la vida productiva se han invertido en planes de riesgo se habrá obtenido más rentabilidad. Por el contrario, si no se han invertido, la rentabilidad será nula o muy baja.
  4. Tasa de ahorro se refiere al porcentaje del salario que se destina al ahorro para la jubilación.
  5. Liquides del ahorro. Esto se refiere al acceso que se dispone al ahorro constituido para la jubilación, con intensión de poder usarlo en otro proyecto de vida.

Estos cinco conceptos son necesarios a la hora de proyectar el fondo de ahorro que cada persona precisará para cubrir las necesidades que la pensión no llegará a satisfacer al 100%. Ya que, como se refleja en la exposición de los conceptos anteriores, la esperanza de vida creciente habrá que tenerla en cuenta porque el estado no podrá garantizar el mismo nivel de ingreso a los jubilados actuales que a los futuros, debido al número de años que se vivirán.

Por tanto, queda clara la necesidad de proyectar no sólo el cálculo de la pensión que se percibirá por parte del estado, sino también el ahorro que será necesario para complementar esos ingresos. Para ello, lo principal es recurrir a asesores financieros, como Gestió Dinàmica, para que expliquen y ofrezcan las mejores opciones de ahorro para el futuro, adecuadas a las exigencias de cada persona.

Cómo afectará los cambios del cálculo de la pensión en cada fase

El primer concepto que no cambia en el cálculo de la pensión de aquí hasta 2030 es la base que se computará según lo cotizado los primeros 15 años y que representa el 50% de la cuantía a percibir.

En la primera fase que va de enero de 2020 a diciembre de 2022 se calcula por cada mes cotizado adicionalmente entre los meses 1 al 106 un 0,21% y sobre un 0,19% los 146 meses restantes.

La segunda fase que va de enero de 2023 a diciembre de 2026 se calcula por cada mes cotizado adicionalmente entre los meses 1 al 49 un 0,21% y un 0,19% sobre los 209 meses restantes.

La tercera y última fase que va de enero de 2027 a enero de 2030 se calcula por cada mes cotizado adicionalmente entre los meses 1 al 248 un 0,21% y un 0,18% sobre los 16 meses restantes.

En conclusión, tras analizar el panorama de futuro sobre las pensiones, se prevé que esta modificación de ley sea la primera de otras reformas que aseguren al estado poder ofrecer este derecho al resto de ciudadanos, pero que seguramente aran mella en su nivel de vida.

 

Desde Gestió Dinàmica te asesoramos sin compromiso sobre cual sería el mejor plan para complementar tu pensión, en el futuro. Contacta con nosotros.